Fallo: 5.824-10.-

SENTENCIA DE LA CORTE SUPREMA:

Santiago, dos de diciembre de dos mil diez.

Vistos:

En estos autos rol Nº 840-2008 del Tercer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, doña Maritza Echeverría Daza dedujo demanda en juicio ordinario laboral en contra de S.A.C.I. Falabella, representada por don Juan Benavides Feliu, a fin de que se declare injustificado su despido y se ordene el pago de las indemnizaciones sustitutiva del aviso previo y por años de servicios, esta última, con el recargo del 30%, el incremento máximo a que se refiere el artículo 169 del Código del Trabajo, el feriado proporcional que menciona, gratificaciones y daño moral, todo con reajustes, intereses y costas.

El tribunal de primera instancia en fallo de doce de mayo del año dos mil nueve, escrito a fojas 75 y siguientes, decidió acoger la excepción de compensación opuesta, por la suma de $311.556.-; y la demanda, sólo en cuanto ordenó el pago de indemnización sustitutiva del aviso previo ascendente a $365.564; indemnización por años de servicio, por $5.227.565.-, suma correspondiente a 11 años de servicio, de acuerdo al mandato legal del artículo 163 del Código del Trabajo, que ya ha sido recargada en un 30%; feriado proporcional por $243.709; señalando que la liquidación que se practique debe tenerse presente la suma ya consignada en autos, de acuerdo a lo resuelto en el considerando décimo, que las sumas ordenadas pagar deberán serlo con más los reajustes e intereses señalados en el artículo 63 y 173 del Código del Trabajo; y que cada parte pagará sus costas.

Se alzó la demandante y una de las salas de la Corte de Apelaciones de Santiago, en sentencia de treinta de junio del año en curso, que se lee a fojas 110, confirmó la de primer grado, declarando que las indemnizaciones que se confiere de acuerdo con los artículos 162 inciso cuarto y 163 inciso segundo se incrementan en un 150%, es decir, en $6.580.152, cantidad que se añadirá a lo concedido, sin perjuicio de la consignación a que se refiere la decisión III de la sentencia.

En contra de esta última sentencia, la demandada deduce recurso de casación en el fondo, solicitando su anulación y la dictación de la sentencia de reemplazo que señala.

Se trajeron estos autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurrente expresa que la sentencia de segundo grado, que acogió la demanda de la forma que lo ha hecho, incurrió en errores de derecho, infringiendo los artículos 162, 168 y 169 del Código del Trabajo. Señala que la demanda de autos fue por despido injustificado y, conforme ello, se solicitó el pago de las indemnizaciones correspondientes, con el recargo del 30% o el establecido en el artículo 169, más daño moral, pese a lo cual la Corte de Apelaciones dio en segunda instancia el incremento del 150%, en atención a que la carta de despido no cumple los parámetros establecidos en el artículo 162 inciso 4º del Código del Trabajo, ya que omite señalar el monto de indemnización sustitutiva del aviso previo y indemnización por años de servicio, indicando la sentencia atacada, al efecto, que la norma del artículo 169 contempla una sanción, que es el recargo del 150% por sobre el monto a pagar en caso que la carta de despido no contenga la oferta de pago. Indica que el artículo 169 mencionado, consagra un procedimiento de carácter ejecutivo en caso de no cumplimiento de la oferta de pago, pero no existe la sanción que los jueces señalan y aplican por la presunta contravención de los parámetros del artículo 163, y la que existe en dicha disposición es administrativa y no pecuniaria.

Asimismo, expone que lo resuelto se aparta de lo discutido en autos, ya que la sentenciadora de primera instancia recibió la causa a prueba para determinar la justificación de la causal, lo que determina que la actora no estuvo de acuerdo con ella ni con los montos a pagar por concepto de indemnización al momento de su finiquito, lo que demuestra que no se está ante la hipótesis del 169 del Código del Trabajo.

Termina indicando la influencia que han tenido los errores de derecho en lo dispositivo del fallo, solicita se acoja el recurso, y anule la sentencia dictándose la de reemplazo que describe.

Segundo: Que en la sentencia impugnada, se fijaron como hechos, los siguientes:

1º La existencia de relación laboral entre las partes de autos desde el 23 de Julio de 1992.

2º Que la relación laboral se extinguió por decisión unilateral del empleador el día 3 de Julio de 2008, quien invocó al efecto la causal del artículo 161 del Código del Trabajo, esto es "necesidades de la empresa".

3º Que la actora hizo uso de su feriado legal desde el 5 de febrero de 2008 y hasta el 26 de febrero del mismo año, sin que se haya precisado el período por el cual se goza de este derecho.

4º Que la demandada no ha aportado antecedentes que justifiquen su decisión de poner término al contrato de la actora por necesidades de la empresa.

5º Que el empleador no tiene responsabilidad en los trastornos sicológicos que sufre la demandante.

6º Que no se han acreditado la existencia de utilidades líquidas por parte del demandado.

7º Que el demandado reconoció adeudar indemnización sustitutiva del aviso previo.

8º Que la demandada efectuó la comunicación de despido, sin sujetarse a los parámetros del artículo 162 del Código del Trabajo.

Tercero: Que sobre la base de los hechos descritos en el motivo anterior, los jueces del fondo estimaron que el despido de la actora fue injustificado, motivo por el cual condenaron a la demandada principal al pago de las indemnizaciones sustitutiva del aviso previo y por años de servicios, ésta última con el incremento del 30% y al pago del feriado proporcional. Por otra parte, en atención a que la comunicación de despido no reunía los requisitos que al efecto consagra el artículo 162 del Código del Trabajo, dieron lugar al pago del incremento del 150% sobre las ya referidas indemnizaciones.

Cuarto: Que, para la decisión de lo discutido, resulta imprescindible determinar si el fallo yerra al aplicar la sanción establecida en el artículo 169, letra a), inciso cuarto del Código del Trabajo.

Quinto: Que esta Corte ya ha decidido que, frente a la causal de necesidades de funcionamiento de la empresa, por disposición de los artículos 161, 162, 168 y 169 del Código del Trabajo, procede el pago de la indemnización por años de servicios, pudiendo extenderse la discusión sólo a la procedencia o improcedencia del incremento. Sin embargo, atinente con el debate, se hace necesario examinar si concurren en este caso los presupuestos que pueden dar lugar al incremento de hasta el 150% dispuesto por el artículo 169 letra a) del mismo cuerpo legal.

Sexto: Que el precepto cuya vulneración se denuncia, supone necesariamente que el trabajador acepte la oferta de su empleador y, en caso de acceder a que el pago de la indemnización se efectúe en un plazo determinado o en cuotas, que el pacto respectivo sea ratificado ante la Inspección del Trabajo. En cualquiera de estas hipótesis, el incumplimiento de la obligación asumida por el empleador hace procedente el recargo e hasta un 150% por sobre el monto de la indemnizaciones por despido.

Séptimo: Que esta interpretación se ajusta a lo dispuesto en el artículo 1437 del Código Civil, en cuanto el concurso de voluntades constituye fuente de obligaciones y, según las reglas generales, el consentimiento se forma en el momento en que la oferta es aceptada por el destinatario; es decir, coincidiendo la oferta con la aceptación, surge el acuerdo respectivo y nacen los derechos y obligaciones para las partes, reglas que también son aplicables al contrato de trabajo, siempre que se respeten los mínimos establecidos por la ley.

Octavo: Que la "oferta", entendida como la manifestación de la voluntad en orden a dar, hacer o no hacer alguna cosa, obliga a su autor en la medida que el destinatario de la misma, en este caso la trabajadora, la acepte expresa o tácitamente. De esta manera, así como recae sobre el oferente la obligación de pagar la totalidad de lo propuesto como consecuencia directa de haberse formado el consentimiento sobre los montos e indemnizaciones y prestaciones a solucionar, en caso contrario, es decir, cuando exista disconformidad de parte del destinatario, el ofrecimiento debe entenderse rechazado y por tanto que nunca se efectuó.

Noveno: Que esta última es la situación que se ha producido en el caso en estudio, desde que la actora ha demandado, entre otros fines, para solicitar que el tribunal declare la injustificación del despido y el pago de las indemnizaciones a que tiene derecho.

Décimo: Que de todo lo precedentemente razonado, aparece con claridad que en la especie no concurren los requisitos de procedencia de la disposición invocada al haber impugnado la actora la causal de despido, acto en sí incompatible con la aceptación que la norma supone de modo que, al haberse dispuesto el recargo del 150% sustentado en la letra a) del artículo 169 del Código del Trabajo, los sentenciadores del grado incurrieron en una errónea interpretación y aplicación de dicho precepto, tanto más si el aumento fue concebido por el legislador como una sanción para el empleador sólo cuando -existiendo acuerdo entre las partes en torno a la oferta de pago extendida por éste con ocasión del término de dicho vínculo tanto en el monto como en la solución del mismo- lo incumple dejando al dependiente en total indefensión; y no para situaciones como las que la sentencia atacada pretende sancionar, motivación que -a la luz de lo expresado- ilustra sobre la entidad del error que se ha producido.

Undécimo: Que el yerro descrito en el motivo anterior influyó en lo dispositivo del fallo desde que se condenó a la demandada al pago del incremento de un 150% sobre las indemnizaciones legales, una de las cuales ya contaba con el recargo derivado de la aplicación injustificada de la causal de separación, lo que resulta improcedente.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en los artículos 463 del Código del Trabajo y 764, 765, 767, 771, 772, 783 y 785 del Código de Procedimiento Civil, se acoge, sin costas, el recurso de casación en el fondo deducido por el demandado a fojas 112, contra la sentencia de treinta de junio del año en curso, que se lee a fojas 110 y siguiente, la que, en consecuencia, se invalida y se la reemplaza por la que se dicta a continuación, separadamente, sin nueva vista.

Regístrese.

Redacción a cargo del abogado integrante señor Ricardo Peralta Valenzuela.

Nº 5.824-10.-

Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señoras Gabriela Pérez P., Rosa María Maggi D., señor Roberto Jacob Ch., y los Abogados Integrantes señores Ricardo Peralta V., y Patricio Figueroa S.

SENTENCIA DE REEMPLAZO:

Santiago, dos de diciembre de dos mil diez.

En cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 785 del Código de Procedimiento Civil, se dicta la sentencia de reemplazo que sigue.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada y teniendo, además, presente:

Primero: Los fundamentos quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno y décimo de la sentencia de nulidad que antecede, los que para estos efectos se tienen por expresamente reproducidos.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en los artículos 463 y siguientes del Código del Trabajo, se confirma la sentencia apelada de doce de mayo de dos mil nueve, que se lee a fojas 75 y siguientes.

Regístrese y devuélvanse.

Redacción a cargo del abogado integrante señor Ricardo Peralta Valenzuela.

Rol Nº 5.824-10.-

Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señoras Gabriela Pérez P., Rosa María Maggi D., señor Roberto Jacob Ch., y los Abogados Integrantes señores Ricardo Peralta V., y Patricio Figueroa S.

Sentencia de la corte de apelaciones: 8982-2009