Artículo 41 del Código Penal

Art. 41. Cuando las penas de inhabilitación y suspensión
recaigan en persona eclesiástica, sus efectos no se
extenderán a los cargos, derechos y honores que tenga por la
Iglesia. A los eclesiásticos incursos en tales penas y por
todo el tiempo de su duración, no se les reconocerá en la
República la jurisdicción eclesiástica y la cura de almas,
no podrán percibir rentas del tesoro nacional, salvo la
congrua que fijará el tribunal.

Esta disposición no comprende a los obispos en lo
concerniente al ejercicio de la jurisdicción ordinaria que les
corresponde.