Artículo 31 del Código Penal

Art. 31. Toda la pena que se imponga por un crimen o un
simple delito, lleva consigo la pérdida de los efectos que
de él provengan y de los instrumentos con que se ejecutó,
a menos que pertenezcan a un tercero no responsable del
crimen o simple delito.