Artículo 25 del Código Penal

Art. 25. Las penas temporales mayores duran de cinco
años y un día a veinte años, y las temporales menores de
sesenta y un día a cinco años.

Las de inhabilitación absoluta y especial temporales
para cargos y oficios públicos y profesiones titulares
duran de tres años y un día a diez años.

La suspensión de cargo u oficio público o profesión
titular, dura de sesenta y un días a tres años.

Las penas de destierro y de sujeción a la vigilancia
de la autoridad, de sesenta y un días a cinco años.

La prisión dura de uno a sesenta días.

La cuantía de la multa, tratándose de crímenes, no
podrá exceder de treinta unidades tributarias mensuales;
en los simples delitos, de veinte unidades tributarias
mensuales, y en las faltas, de cuatro unidades
tributarias mensuales; todo ello, sin perjuicio de que
en determinadas infracciones, atendida su gravedad, se
contemplen multas de cuantía superior.

La expresión "unidad tributaria mensual" en
cualquiera disposición de este Código, del Código de
Procedimiento Penal y demás leyes penales especiales
significa una unidad tributaria mensual vigente a la
fecha de comisión del delito, y, tratándose de multas,
ellas se deberán pagar en pesos, en el valor equivalente
que tenga la unidad tributaria mensual al momento de su
pago.

Cuando la ley impone multas cuyo cómputo debe
hacerse en relación a cantidades indeterminadas, nunca
podrán aquéllas exceder de treinta unidades tributarias
mensuales.

En cuanto a la cuantía de la caución, se observarán
las reglas establecidas para la multa, doblando las
cantidades respectivamente, y su duración no podrá
exceder del tiempo de la pena u obligación cuyo
cumplimiento asegura, o de cinco años en los demás
casos.