Artículo 240 del Código Penal

Art. 240. El empleado público que directa o
indirectamente se interesare en cualquiera clase de contrato u
operación en que debe intervenir por razón de su cargo, será
castigado con las penas de reclusión menor en su grado medio,
inhabilitación absoluta temporal para cargos, empleos u
oficios públicos en sus grados medio a máximo y multa del
diez al cincuenta por ciento del valor del interés que
hubiere tomado en el negocio.

Esta disposición es aplicable a los peritos,
árbitros y liquidadores comerciales respecto de los
bienes o cosas en cuya tasación, adjudicación, partición
o administración intervinieren, y a los guardadores y
albaceas tenedores de bienes respecto de los
pertenecientes a sus pupilos y testamentarias.

Las mismas penas se impondrán a las personas
relacionadas en este artículo, si en el negocio u
operación confiados a su cargo dieren interés a su
cónyuge, a alguno de sus ascendientes o descendientes
legítimos por consanguinidad o afinidad, a sus
colaterales legítimos, por consanguinidad hasta el
tercer grado inclusive y por afinidad hasta el segundo
también inclusive, a sus padres o hijos naturales o
ilegítimos reconocidos, o a personas ligadas a él por
adopción.

Asimismo, se sancionará con iguales penas al
empleado público que en el negocio u operación en que
deba intervenir por razón de su cargo diere interés a
terceros asociados con él o con las personas indicadas
en el inciso precedente, o a sociedades, asociaciones o
empresas en las que dichos terceros o esas personas
tengan interés social, superior al diez por ciento si la
sociedad es anónima, o ejerzan su administración en
cualquiera forma.